Podría ser un triciclo de La Niña. ¿Qué es exactamente La Niña?

Share this post

Por Orestes Morfin, Analista Sénior de Políticas

Esta es la parte del año en la que nosotros, como profesionales de agua, seguimos ansiosamente el clima para determinar si las predicciones sobre el “tipo” de año que predecimos realmente se cumplen. Esperamos que este año hidrológico 2023 se vea influenciado por un patrón climático que se llama La Niña, así que permítanme explicar lo que eso significa y por qué es tan importante para los administradores del agua.

¿Cómo se desarrollan los patrones climáticos?

La atmósfera es impulsada en gran parte por el sol. Generalmente es más dinámico. El océano cubre el 70% de la superficie terrestre pero tiene una tremenda inercia térmica y física. Generalmente es menos dinámico. La interacción entre los dos es el mecanismo principal para llevar energía solar desde lugares donde se entrega en exceso (el ecuador) hasta lugares donde falta (los polos/en cualquier otro lugar). Los diversos patrones a través de los cuales interactúan tienen diferentes nombres. Un patrón que comúnmente afecta las condiciones en la cuenca del Río Colorado se llama la Circulación Walker.

La Circulación Walker y La Niña/El Niño

La Circulación Walker es un circuito atmosférico. La parte inferior del circuito está definida por el flujo hacia el oeste de los vientos alisios a través del Océano Pacífico Ecuatorial. La parte superior del circuito está definida por el retorno hacia el este de ese aire a mayor altitud. El aire se calienta cerca de la superficie del Pacífico Tropical a medida que viaja hacia el oeste: se satura, sube y se condensa, y finalmente se hunde hacia la superficie en el lado este del circuito como aire más frío y seco. La fuerza de este circuito se define por la intensidad y duración de estos vientos.

El océano, por supuesto, eventualmente responde. A medida que se intensifica la Circulación Walker, los vientos alisios acumulan aguas superficiales más cálidas en el Pacífico Occidental. Aguas más frías y profundas en el Pacífico Oriental suben a la superficie para ocupar su lugar, y las temperaturas de la superficie del mar tienden a ser más frías de lo normal.

Este es el patrón típico observado en La Niña.

Con El Niño, ocurre lo contrario: los vientos alisios se debilitan, dejando agua más cálida cerca de la superficie frente a la costa noroeste de América del Sur, y la masa de aire cálido, saturado y ascendente que de otro modo se ubicaría sobre Indonesia se desplaza hacia el este con ella.

¿Qué significa esto para la cuenca del Río Colorado?

Debido a que el patrón intensificado tiende a cambiar la trayectoria de las tormentas del Pacífico hacia el norte, los inviernos de La Niña significan condiciones secas para la cuenca del Río Colorado. En términos generales, si los areas fuentes del Río Colorado reciben nevadas en un año de La Niña, es típicamente en el área de origen de la cuenca del Río Green.

Los inviernos de El Niño, por el contrario, típicamente significan una precipitación invernal significativa para la Cuenca Inferior, y las áreas montañosas de Arizona, el sur de Utah y el suroeste de Colorado (en particular, San Juan) reciben nevadas superiores. En Arizona, La Niña puede significar un buen monzón, aunque esto también depende de varios otros factores.

¿Puede cambiar el patrón del tiempo durante el año hidrológico?

Cuando la Circulación Walker es fuerte, el ciclo es autosuficiente y esencialmente no hay nada que pueda detenerlo. El agua más fría en la superficie del Pacífico Oriental no contribuye a la actividad de tormentas, y el aire frío y seco que desciende sobre la región no hace nada para cambiar este efecto de retroalimentación. Los ingredientes de un evento de El Niño, por el contrario, contienen todos los elementos necesarios para su dispersión.

El aire más cálido y saturado que se eleva sobre el Pacífico Oriental significa una mayor convección atmosférica y grandes sistemas de baja presión mal organizados. La evaporación mejorada de un océano más cálido se condensa a medida que asciende, enfriando eventualmente las aguas superficiales, pero calentando la atmósfera sobre ellas. Estos sistemas de baja presión también crean una diferencia sutil en el nivel promedio del mar: el nivel del mar es ligeramente más alto debajo de ellos, y este gradiente dispersa naturalmente las cálidas aguas superficiales de El Niño lejos de este centro.

Por eso los eventos de La Niña pueden repetir en años consecutivos, mientras que El Niño dura típicamente no mas un año. Por lo tanto, esperamos una tercera La Niña consecutiva para este invierno, y por lo tanto, la probabilidad de condiciones secas continuas, lo que podría significar más noticias malas para la cuenca del Río Colorado.